En la provincia de León se denominaban “compotas” que casi siempre eran elaboradas acercándose el otoño para así poder degustar estos ricos dulces durante el frío invierno. En festividades señaladas y en navidades se elaboraban y adornaban tartas y postres con estas conservas.

También la Casa de Tusinos elaboraría sus propias recetas de mermeladas y confituras para el abastecimiento de la casa. Aun hoy existen varias de las huertas donde se recolectaba la mayoría de la fruta, como Las llanas en Otero de las Dueñas o Benllera (la huerta de la Casona). El Señorío cuenta con una receta secreta de la casa hallada en antiguos archivos que relatan elaboraciones dignas de ocasiones especiales que pudiera tener la casa para agasajar a los más distinguidos invitados.

La conjunción de profesionalidad, experiencia y nuestra receta única hacen de las mermeladas Señorío de Tusinos unas conservas de frutas únicas y deliciosas con aromas y sabores genuinos que recuerdan otros tiempos.